Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +

el logo de www.inicioweb.es

inicioweb.es

siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+

Agrupación

¿Me meto o no me meto?

Modalidad:Actuación de la comparssa  ¿Me meto o no me meto? en el Gran Teatro Falla
Comparsa
Premio:
Puntos:
366.77
Año:
2022
Localidad:
Cádiz (Cádiz)
Dirección / Afinación:
Javier González Vázquez
Letra:

Iván Romero Castellón

Música:

Iván Romero Castellón

Descripción:

La comparsa de Iván Romero no cabe duda de que es una de las que aporta frescura a la modalidad. Con un estilo sencillo y desenfadado, desde que iniciara su andadura en 2015 con "Qué penita de comparsa", esta agrupación se ha desmarcado del resto de la modalidad por basar en la alegría y el humor una buena parte de la propuesta, aunque no abandona la seriedad que se impone en la comparsa. Su estilo muy criticado por algunos, pero también con muchos adeptos que ven en esta agrupación una forma más amena de llegar al público y de ofrecer su repertorio. Independientemente de esos diálogos que incluyen para dotar de ese estilo desenfadado, ofrecen un repertorio con mucho contenido tanto en letra como en música y con un grupo bastante compacto que le ha servido para entrar en semifinales en varias ocasiones.


Actuación completa de la comparsa ¿me meto no me meto? en preliminares

En Cádiz ya todo está inventado. La comparsa de Iván Romero, a pesar de mantener su esquema más reconocible con las apariciones de su autor, deja un sabor agridulce en su primer pase. Aunque siempre es agradable de escuchar por su predisposición en escena, la idea no termina de encontrar su forma en las letras, por lo que parece realizada a base de retales. Esta cuestión aparece ya en la presentación, que parte de la excusa de que su ayudante no quiere meterse en la máquina del tiempo, pero se reinventan para cantarle a Cádiz y decirle “te quiero”. Al final, la máquina del tiempo se convierte en una mera excusa para las parodias de Iván. La comparsa canta muy bonito y es muy agradable y pienso que la formula por la que optan les funciona bastante bien, pero si es cierto que deben de dar una vuelta de tuerca más y diferenciar más sus agrupaciones aportando algo distinto, porque la similitud de todas sus comparsas es más que evidente. En los pasodobles, que mantienen la línea musical de los últimos años, se exceden en la primera a los autores y componentes que criticaron el cambio de fecha del Carnaval, pero que “ahora están todos callados y mamando en el Concurso”. Mucho mejor por concepción y desarrollo la segunda letra a la Bahía, cuya industria se está muriendo tras haber dejado de luchar. Un camino en el que ha bajado los brazos “desde que se fue tu niña la de Tabacalera”. Tanda desigual de cuplés. Algo flojo el primero a que piden una hipoteca para comprar una bombona. Mejoran bastante con el segundo a Juan José Padilla, que lleva la mascarilla en el ojo. El popurrí se cae, a pesar de su alegría, por la ausencia de un hilo argumental que le dé forma, apareciendo temas separados para intentar hilvanarlos con el tipo.En Cádiz ya todo está inventado. La comparsa de Iván Romero, a pesar de mantener su esquema más reconocible con las apariciones de su autor, deja un sabor agridulce en su primer pase. Aunque siempre es agradable de escuchar por su predisposición en escena, la idea no termina de encontrar su forma en las letras, por lo que parece realizada a base de retales. Esta cuestión aparece ya en la presentación, que parte de la excusa de que su ayudante no quiere meterse en la máquina del tiempo, pero se reinventan para cantarle a Cádiz y decirle “te quiero”. Al final, la máquina del tiempo se convierte en una mera excusa para las parodias de Iván. La comparsa canta muy bonito y es muy agradable y pienso que la formula por la que optan les funciona bastante bien, pero si es cierto que deben de dar una vuelta de tuerca más y diferenciar más sus agrupaciones aportando algo distinto, porque la similitud de todas sus comparsas es más que evidente. En los pasodobles, que mantienen la línea musical de los últimos años, se exceden en la primera a los autores y componentes que criticaron el cambio de fecha del Carnaval, pero que “ahora están todos callados y mamando en el Concurso”. Mucho mejor por concepción y desarrollo la segunda letra a la Bahía, cuya industria se está muriendo tras haber dejado de luchar. Un camino en el que ha bajado los brazos “desde que se fue tu niña la de Tabacalera”. Tanda desigual de cuplés. Algo flojo el primero a que piden una hipoteca para comprar una bombona. Mejoran bastante con el segundo a Juan José Padilla, que lleva la mascarilla en el ojo. El popurrí se cae, a pesar de su alegría, por la ausencia de un hilo argumental que le dé forma, apareciendo temas separados para intentar hilvanarlos con el tipo.

Actuación completa de la comparsa ¿Me meto o no me meto en semifinales

Novedosa la comparación entre Dios y la Ciencia. «Cansado ya de rezar a Jesús y su bondad... Creo en la Ciencia como profeta redentora, luz y esperanza, mesías y salvadora. No necesita dos velas, ni limosna, necesita de un Estado». La segunda copla a la obligación de aprovechar cada momento, que el 'mamaero' está repleto de gente con planes. Cuplés simpáticos. El primero al negacionismo y el segundo choca de bruces con el cuplé que ya cantaron Los Paco Alga sobre el Carnaval en Youtube y la proliferación de anuncios en cada escucha, que impide seguir el hilo. Este año no les sale, no les sale. Propuesta agradable y distinta, que con el nivel que tenemos en comparsa quizás sea un poco insuficiente pero que el aficionado agradece y disfruta.